El MAB, ¿mercado alternativo o incubadora?