Escocia, rehén del independentismo…