Los socios europeos ceden soberanía para unificar la banca del futuro.