Nada le sale bien al oráculo de Berlín. - Escuela de Finanzas