Nada le sale bien al oráculo de Berlín.