Crecimiento por arrastre.

“El Banco de España acaba de revisar sus previsiones de crecimiento ocho décimas, hasta el 2,8 %. ¡Ocho décimas de crecimiento! Suena extraño. Hasta hace dos días estábamos soñando con un crecimiento trimestral positivo y, cuando empezaron a llegar los buenos datos, no augurases tres décimas, nadie te creería ¿Tres décimas? ¡Imposible! Las cosas están cambiando…”

Sigue leyendo en La Voz de Galicia.

¿Sabremos disfrutar del dinero barato?

“La explosión de liquidez iniciada por el Banco Central Europeo desde el pasado lunes afianzará la creencia de que la crisis ha terminado. Estuvo en nuestras manos crear nuevos pilares de crecimiento, construir mercados más competitivos, adelgazar la administración…, pero el futuro lo ha empezado a construir la política monetaria.”

Sigue leyendo en La Voz de Galicia.

¿España en deflación? No haga caso.

“Algunos la han visto como el Robin Hood de la economía, dedicada a enriquecer al pobre y a empobrecer al rico. La verdad es que esta lectura es un poco idílica aunque tiene algunas dosis de verdad. El capital que pedimos prestado, por ejemplo para adquirir una casa, no varía con el crecimiento de los precios, pero nuestra nomina, sí….”

Sigue leyendo en La Voz de Galicia.

Y ahora, recuerde.

“Está bien alegrarse ¿Por qué no hacerlo? Hemos bajado de 100. Cierto. Pero recuerde que fue ayer cuando nuestra deuda aún era rechazada por lo más granado de la clase financiera de Londres y Fráncfort. No olvide. Tiene usted la obligación de contarle a sus hijos que cuando las cosas se pusieron duras en su tierra los analistas de la City se referían a su casa como uno de los países Cerdos (PIGS).”

Sigue leyendo en La Voz de Galicia.

Desafiando a la UE.

“En Brasil lo tienen claro. Ayer el nuevo ministro de Economía, Joaquim Levy, afirmó que el objetivo es alcanzar el superávit primario y dejarlo en el 2 %. Esa es la estrategia fiscal brasileña, el superávit del gasto corriente. Vamos a tener que mandar a algunos dirigentes europeos a realizar estancias académicas a Sao Paulo. Quién nos diría.”

Sigue leyendo en La Voz de Galicia.

Deseábamos futuro.

“Cada vez la crisis financiera suena más lejana y algunos, espero que pocos, apenas recuerdan las mil trincheras que tuvimos que cruzar para llegar hasta aquí. Pero para eso estamos, para no olvidar y con ello poner en valor las lecciones aprendidas. Mucho tuvimos que luchar para que Madrid viera obvio lo obvio: la ubicación del poder de decisión influye en el mercado de crédito.”

Sigue leyendo en La Voz de Galicia.