¿Sabremos disfrutar del dinero barato?